sábado, 2 de junio de 2007

LA INFLUENCIA DE LOS PADRES EN LA EDUCACION DE SUS HIJOS

Si algo nos distancia definitivamente de las familias de los primates no humanos, es la construcción de contextos socioculturales organizados y estructurados de forma intencional para la crianza y la educación de los miembros más jóvenes (niños y adolescentes). Estos contextos, entre los que se encuentra el colegio, tienen como uno de sus objetivos prioritarios, dotar a los individuos en desarrollo de los conocimientos, instrumentos y códigos que les permitan un adecuado ajuste a su entorno, cultura y medio en el que van a desenvolverse.
En todo este proceso, los padres ocupamos un papel importantísimo ya que somos los encargados de dirigir dicha educación, eso hace que la mayoría de nosotros adoptemos diferentes estilos educativos hacia nuestros hijos. Es por ello que os voy a enumar los estilos educativos más usuales para que cada uno reflexione sobre el que piensa que puede estar usando y de alguna manera buscar el más apropiado, en absoluto esto quiere decir que lo que aquí diga sea "la verdad absoluta", como siempre se ha dicho, nadie enseña a ser un "buen padre", lo importante es que se haga todo con buena intención, pero sí que es cierto que a veces cuando leemos algo y nos hace reflexionar, nos podemos dar cuenta de que en algo podemos mejorar, o incluso de que podemos estar equivocados.
Sí que es cierto que las estrategias o estilos educativos responden a múltiples factores, como por ejemplo el temperamento de los propios niños, la dinámica familiar, la visión que tienen los padres acerca de su papel y el de los hijos en el proceso de crianza, etc.
El estilo educativo más adecuado es el que combina un grado de control razonable sobre nuestros hijos unido a un comportamiento sensible y receptivo ante las demandas de los mismos.
Me limito ahora a enumerar según algunos psicólogos (MacCoby y Martín) algunos estilos educativos y como influyen en el desarrollo psicológico del niño. Estos estilos están basados en el grado de presión que los padres ejercen sobres sus hijos para que éstos cumplan los objetivos educativos que consideran deseables y las normas y por otro el grado de afecto, es decir, la sensibilidad y capacidad de los padres para tomar en cuenta y responder a las demandas de sus hijos.
-Estilo Educativo democrático: Los padres tienen a sus hijos como sujetos activos en el proceso de socialización y desarrollo. Las normas y su cumplimiento son elementos necesarios, normas entendidas no como algo que el niño ha de cumplir necesariamente de un modo acrítico,, sino que se fomentan el razonamiento y el diálogo. Este estilo promueve la progresiva independencia y responsabilidad de los hijos.
Los niños educados siguiendo este estilo muestran desde los años preescolares un concepto de sí mismo y una autoestima superior a la de otros niños educados en otros estilos.
-Estilo educativo autoritario: Los padres estiman que la educación ha de fundamentarse en el estricto cumplimiento de normas inmutables. Los niños son vistos como sujetos pasivos, no pueden razonar o pensar sobre las normas, dichas normas están fuera de toda crítica. Los puntos de vista de los niños no se tienen en cuenta o se infravaloran, según los padres les falta capacidad y experiencia, las pautas de comportaemiento son impuestas y la respuestas a su desacato el castigo.
Este estilo fomenta la dependencia, con frecuencia los niños muestran un comportamiento ansioso y hostil, suelen tener muchas frustaciones e inseguridad, suelen ser introvertidos y con un nivel bajo de autoestima.
Estilo educativo permisivo.- Los padres son cariñosos y atentos con sus hijos. Piensan que los niños han de desarrollarse por sus propios medios y que los padres deben de interferir mínimamente, se sienten muy poco responsables del proceso educativo.
No ven importante el cumplimiento de normas e intentan evitar demandar dicho cumplimiento. Tienen un nivel de exigencia bajo y promueven poco el progeso del niño, además son padres excesivamente solícitos a prestar ayuda al niño. Los niños pueden expresarse y comportarse, prácticamente como ellos crean oportuno, los niños tienen que tomar decisiones que no les competen o que no están preparados para tomar.
Como consecuencia de todo esto los niños educados en este estilo presentan amenudo comportamientos inmaduros y un control de sus impulsos muy deficiente. Su compentencia social es baja y tienden a ser inmaduros, con escasa capacidad de concentración y esfuerzo.
-Estilo educativo indiferente.- Los padres no son muy responasbles, la implicación emocional es baja y el nivel de exigencia también. Los padres intentan que la educación les ocupe el mínimo esfuerzo posible. Acceden a los deseos de los hijos si esto hace que seá cómo para ellos mismos. Los niños educados bajo este estilo muestran un desarrollo bastante deficiente yq eu no tienen vínculos emocionales de calidad y poca esimulación afectiva y cognitiva. Suelen tener pocas relaciones sociales y suelen ser muy dependientes. Poco respetuosos con las normas, tienen baja autoestima e inestabilidad psicológica y emocional.
Todo esto no es más que una lectura para tener algo más de conocimiento y darnos cuenta de lo complejo que es "ser padres", es cierto que nuestros hijos pasan mucha parte de su tiempo en la escuela y de que los profesores y su entorno influyen mucho en ellos, pero no hay que obviar que los padres seguimos teniendo muchísima influencia en nuestros hijos y que somos responsables también de su educación tanto cognitiva como emocional y todo aquello que nos ayude a ser mejores bienvenido sea, aunque sea un camino difícil como todos sabemos.
Un saludo.

2 comentarios:

Segundo dijo...

Gracias por tu aportación, es un placer tener por aqui a un educador como tú.

Anónimo dijo...

Pero en que manera o que tal grado los padre puede influir en la toma de decisiones, como seria el caso de ¿Que carrera seguir?, en estos casos cuales son los factores???.